Oriol Ginestà en la fuerza de ser altamente sensible

Oriol me recibe en su estudio rodeado de instrumentos, ya puedo notar la vibra musical desde mi despacho. Oriol es músico, profesor de yoga y terapeuta musical pero además es el autor de una magnífica fábula sobre Personas Altamente Sensibles (PAS): Un clar al bosc que ha publicado la editorial Comanegra.

Oriol tiene un efecto calmante en su voz que a mi personalmente me transmite mucha paz y entro en un estado de conexión casi inmediato cuando hablamos.

Para Oriol se enteró de que era altamente sensible por casualidad descubriendo por youtube videos de Karina Zegers. y se sintió muy identificado y la información resonó con él. Sentir un gran alivio saberlo.

Nos habla de saturación o sobreestimulación, una experiencia descriptiva y como él vive las señales físicas de su cuerpo que le alertan que se está dando esta saturación:

  • Te cuesta más focalizarte
  • Te cuesta seguir conversaciones de forma coherente
  • Una parte de ti está en el lugar pero mi mayor parte interna está intento gestionar la inundación de estímulos

Quizá muchos de vosotros es podéis sentir identificados con estos síntomas o tenéis algún otro para identificar la sobresaturación. Para cada persona es un poco distinto pero es muy importante saber identificar estas alertas naturales del cuerpo que nos dicen que algo no va bien.

Hombres altamente sensibles

Hablamos de masculinidad y sensibilidad. ¿Es más difícil aceptar la sensibilidad masculina? Como PAS no es extraño sentirse un bicho raro, distinto y ahí intervienen también los sesgos de género.

Puedes saber más sobre Oriol Ginestà en la entrevista y en sus redes sociales:

Oriol Ginestà en Instagram

Oriol Ginestà en Facebook

Oriol Ginestà en su web

¿Y tú qué opinas?
Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Otros articulos que podrian interesarte

Tu mirada me hiere

El lenguaje del cuerpo tiene una melodía que entra por los poros de la piel. Una mirada hiere más que mil palabras. Nos discutimos, nos

Una barra de cuarto de miedo

Recuerdo cuando era adolescente y mi madre me pedía ir a comprar el pan. Solo de pensar que tenía que bajar a la calle, ir

X