Mitos sobre la grasa y por qué es saludable

La verdad sobre las grasas

Mitos sobre la grasa

La grasa ha sido castigada injustamente durante años gracias a estudios mal hechos e información errónea difundida hasta la saciedad. Quizá te sorprende que abramos el tema diciendo que hay que consumir grasa y que la grasa es saludable, pero sigue leyendo y te aseguro que no te va a dejar indiferente lo que vas a leer.

Pero no hay que comer grasa ¿No?

Siento decirte que todos nos tragamos ese cuento, y no es culpa tuya, yo también me lo creí y tenía las estanterías de la nevera repletas con productos 0% grasa y me sentía divina pensando que comía saludable.

El miedo a la grasa empezó en el 1950 gracias al señor Ancel Keys. Keys fue un científico que hizo un estudio buscando la causa del ataque al corazón del ex-presidente de Estados Unidos Eisenhower.

Keys estaba desesperado buscando la razón de las enfermedades del corazón, y quizá por eso llegó a conclusiones erróneas con información sesgada.

Los fallos en su estudio son muchos, pero uno de los más gordos es que dejó de lado los datos que contradecían su teoría. Para eso, tuvo que excluir expresamente datos de algunos países como Francia donde el consumo de mantequilla es muy elevado pero al mismo tiempo no tiene una tasa más alta de lo normal de enfermedades del corazón para confirmar su hipótesis de que ingerir grasa saturada es malo para el corazón. En su estudio comparaba la salud y la dieta de 13000 hombres de mediana edad de América, Japón y Europa.

La verdad es que si se hubieran tenido en cuenta todos los datos la conclusión obvia hubiera sido otra. “Cuando otros investigadores analizaron algunos de los datos de los 7 países, encontraron que la mejor correlación con las enfermedades del corazón no era la ingesta de grasa saturada sino la ingesta de azúcar” dice Teicholz (fuente)

De hecho, cuando Keys sacó la conclusión de su estudio que la grasa era la culpable de las enfermedades del corazón ya salieron voces contrarias, pero a veces el bombo y platillo vale más que la verdad.

Hay muchos estudios recientes y incluso de la época que demuestran que Keys estaba equivocado: estudio sobre los efectos negativos de las dietas bajas en grasa, estudio sobre la no asociación entre la mantequilla y las enfermedades del corazónla gran mentira de la grasa por el New York Times etc..

En Estados Unidos para ese entonces las enfermedades del corazón estaban a la orden del día y después de la conclusión de Keys empezó el movimiento del fat free o low fat (0% grasa o bajo en grasa). Por desgracia, no se quedó solo en Estados unidos sino que también se expandió por el resto del mundo.

¿Que iban a hacer los productores de alimentos? Para seguir en el mercado, los productores se vieron obligados a rebajar o eliminar la grasa de sus productos.

Pero claro, si quitas la grasa de un producto con ella te llevas también el sabor y la textura así que te queda un alimento insípido que nadie compraría… Para arreglarlo, tuvieron que añadir azúcar.

El tema es que no sólo siguieron teniendo el mismo problema de ataques al corazón sin tener clara la razón sino que empezaron a crecer los casos de obesidad. Un aplauso para el señor Keys y todos los que le siguieron, pasamos de tener un problema, a tener dos problemas y no sólo en América sino que el miedo a la grasa se extendió por todo el mundo.

El movimiento o moda del fat-free generó una oportunidad para la industria alimentaria, ya lanzaban a la venta productos aparentemente saludables y se enriquecían a la vez. ¿Quién no querría unas galletas procesadas, con mucho azúcar pero sin grasa? Pues en ese momento, todo el mundo y hasta ahora muchos también ya que el concepto se entendió como saludable sin ver más allá el resto de ingredientes que llevaba el alimento.

Y sino me crees, mira que he encontrado en el baúl de los recuerdos, un anuncio de Petit Suisse de Danone del año 1993, alardeando el hecho que lleva menos grasa y deberías dárselo a tus hijos, repletito de azúcar:

Y este otro anuncio de queso sveltesse, con un 5% de grasa solamente, llenos de palabras bonitas azucaradas con marketing. El queso de moda, siéntete esbelta.

Pero… la grasa engorda, ¿verdad?

Pues a ver, menos el aire aun no conozco nada que al tomarlo no pueda engordarte potencialmente. Pero contestando a la pregunta, la grasa no engorda en el sentido literal de la palabra a no ser que te pilles un atracón, como en todo.

Nos han dicho que la grasa es mala y engorda, aunque la idea parece lógica nuestro cuerpo no es así de simple. Nos han dicho que somos lo que comemos, así que si comemos grasa en grasa nos convertimos…Pues no, para ser exactos, somos cómo metabolizamos lo que comemos.

Y me explico, 100 gramos de mantequilla no son lo mismo metabólicamente hablando que 100 gramos de pasta. Tu cuerpo no funciona con calorías que entran y calorías que salen, otra mentira que nos han contado.

Para centrar el tema, tengo que explicaros que es la insulina. La insulina es una hormona que cuando se segrega hace que los nutrientes que has comido se almacenen como grasa, sean cuales sean.

Por tanto, si comemos algo que nos hace segregar insulina, almacenaremos parte de esa comida como grasa, aunque no hayamos comido grasas. Pero si no segregamos insulina, no almacenamos grasa. estudio.

No todos los alimentos generan una respuesta de insulina, los carbohidratos son los macronutrientes que generan una respuesta más alta y también algunos químicos como los edulcorantes artificiales.

Esto no significa que sacas los carbohidratos de tu alimentación y ya está eres Barbie y Ken, el funcionamiento del cuerpo es complejo, hay más hormonas que juegan su papel, como la leptina, pero para el tema que nos ocupa hoy quédate con el concepto que los carbohidratos son los que más insulina generan.

¿Qué hace tu cuerpo cuando comes grasa?

Y ahora pensarás, porque me cuenta todo esto, pues tiene un porqué. Quiero explicarte qué hace tu cuerpo de forma muy resumida cuando ingieres grasa en comparación con la ingesta de carbohidratos.

Qué hace tu cuerpo cuando comes grasa (mantequilla, bacon,aguacate, aceite,etc..)

  • La grasa cuesta de digerir, tu cuerpo tarda un rato en poder “deshacerla” en distintos elementos
  • Uno de esos elementos nuestro cuerpo separa de alimentos con grasa cuando los ingerimos, son los ácidos grasos, tu cuerpo los usa como energía y también se absorben y se reservan en distintas partes de tu cuerpo (músculos y hígado)
  • La grasa no se almacena como grasa sino que se usa como energía y se guarda en las reservas de glucógeno que tienes en los músculos y en el hígado pero no en tu barriga.

Qué hace tu cuerpo cuando comes carbohidratos (pasta, pan, etc..)

  • Los carbohidratos se digieren rápidamente y cuando entran en el cuerpo para que puedas utilizarlos se convierten en glucosa
  • Siempre que entra glucosa en tu cuerpo segregas insulina
  • La insulina avisa a tu cuerpo que debe guardar la glucosa del corriente sanguíneo como grasa, haciéndote engordar
  • La insulina evita que tus células grasas se desprendan de ácidos grasos (son los que rellenan las células de grasa, si se liberan pierdes masa grasa)

Por eso la insulina se le llama “fat-storage hormone”, la hormona que almacena grasa, porque enciende mecanismos de almacenar grasa en el cuerpo.

A nivel general, los carbohidratos generan una respuesta de insulina que no permite a tu cuerpo desprenderse de tu grasa sino todo lo contrario. Tu cuerpo no solo te impide que te deshagas de la grasa existente sino que almacena más grasa que capta del riego sanguíneo.

Comiendo la misma cantidad de calorías de carbohidratos y grasa, quemarás más grasa comiendo grasa, parece raro, pero es cierto: estudioestudio. Aprende cuáles son las grasas saludables que deberías añadir a tu dieta.

La infografía de abajo lo explica gráficamente la diferencia metabólica entre como tu cuerpo trata los carbohidratos y la grasa. ¿Ves como no es un tema de cuantas calorias comes sino de dónde vienen?

Infograf%C3%ADa+grasa+y+carbohidratos+respuesta+metab%C3%B3lica

¿Y tú qué opinas?
Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros articulos que podrian interesarte

Chocolate blanco vegano sin azúcar

Chocolate blanco vegano sin azúcar

Chocolate blanco vegano, crudo, orgánico y sin azúcar Me muero por el chocolate blanco pero hacía muchíssimo tiempo que no comía y llevo buscando la